lunes, 22 de diciembre de 2008

La chica de negro

Hoy podía haberme enamorado de ti
a pesar de tus botas planas,
podía incluso haberte besado así con el mar de fondo,
los besos los domingos saben distintos,
más intensos.
Podia haberte llevado de la mano a la orilla
y haberte desnudado dulcemente
mientras yo hincaba rodilla en tierra
y me perfumaba la nariz.
Nunca el mar hubiera visto nada tan erótico,
ni siquiera a ella con su bikini naranja.
Hoy podía haber hecho muchas cosas contigo
pero me da miedo lo desconocido
y aunque me dijiste tu nombre
no fue suficiente.

9 comentarios:

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Me gusta lo cerca que escribes del corazón ajeno, la facilidad con que tus versos rozan el pericardio y le dejan ese pequeño arañazo que escuece.

El miedo a empezar de nuevo, a adentrarse otra vez en la dicha, ese absurdo miedo que tenemos todos.

Me ha encantado.

¡Pero la próxima vez, bésala, seguro que ella lo estaba deseando! ja ja ja

Un beso

David E. Alvarado dijo...

¿no fue suficiente?... lastima.

Al menos, nació este poema.

Aprovecho para desearte una Feliz Navidad. Que lapases bien!

Christian Cejas dijo...

Saber el nombre es importante. Cuando este de espaldas puedes llamarla, con la certeza que girara sin pensarlo...
Un abrazo.
Christian.

Batania dijo...

Se agradece el poema, Ernesto, se agradece.

No nos dejes tanto tiempo sin colgar nada...

Abrazos.

Hasta pronto.

Spleen dijo...

No sé cómo llegué hasta aquí, pero agradezco haberme perdido.

Cristal Violeta dijo...

Cuando se tiene miedo cualquier excusa es suficiente..."salta valiente".

Que me gusta leerte, no lo puedo evitar.

Besos del este.

-Anna- dijo...

Aquí estoy contemplando. A mi también siempre me dio miedo lo desconocido, pero es lindo ir tanteando y finalmente darse cuenta que no había nada que temer.

Como siempre, tus poemas, geniales.

Felices fiestas pequitas!!

Un abrazote!

Claudieta dijo...

Yo sí sé cómo he llegado, tengo el camino marcado en mi blog jajaja
Bésala, siempre, lo peor puede ser un guantazo, lo mejor, que te devuelva el beso.....
No tengas miedo a recibir algún guantazo, no duelen tanto, y si duelen, el dolor se pasa rápido......
Te lo dice la voz de la experiencia......nunca te pierdas nada por miedo........
Un beso

pecadocapital79 dijo...

Vete a saber, uno jamás llegará a saber interpretar la mirada de una mujer, gracias Mayte por tu eterna generosidad un abrazo.

Gracias por tu paso David, un abrazo.

Ja ja me gusta como le sacas partido a todo Cristian, un abrazo amigo.

Mas agradezco yo tu visitabatania, un abrazo.

Gracias por perderte por aqui y dejar tu sello, saludos Spleen.

Siempre es agradable encontrarte por aquí señorita Loida un abrazo.

Gracias Ana un abrazo.

sin guantazo el beso? gracias por pasar por aqui claudieta, un abrazo.