jueves, 24 de enero de 2013

Lo que no sabes de las luces.

Voy contando las farolas,
que ni saben de mi sueño,
ni reconocen tu sombra.

Continuan a lo largo de la calle
hasta el punto que confundes una sola,
con el resto.

Justo eso, nunca me pasó contigo.

Incluso le dan la vuelta a la ciudad,
651,652,653...
Una vez llegué a contar hasta mil doscientas
y no te lo vas a creer
pero había más luz en tus ojos.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Que placer ser la primera en comentar, me encanta leerte. Porfavor no dejes de ser tú para así poder seguir admirandote.

Balagar dijo...

Siempre te leo creyendo que es imposible leer algo mejor, y esta es otra de ellas. Gracias por estos momentos.

Anónimo dijo...

Sin duda, dejas sin palabras. Cómo me encantaría ser la chica por la que (suspiras) escribes estos poemas. Sin duda alguien especial.
No dejes nunca de escribir, espero encontrarnos siempre aquí y que me sigas sorprendiendo.

Anónimo dijo...

bla bla blah.. viva ver ojos con luz..tan solo eso..
abrazo poeta

Bletisa dijo...

Hoooola Ernestito.
Hace que no vengo a ninguna parte, pero quiero que sepas que veo tu Laura y otras muertes cada vez que pongo un disco. Estás en un lugar musical y preferente de mi casa.

Abrazos

Melodías Agridulces dijo...

Qué placer leer esto! Las luces en los ojos de alguien, adorable. Me encanta :)

(besos agridulces)

Anónimo dijo...

Como siempre, grande!

Nefer Munguia dijo...

Que bonito!!

Me gustó el final, eso de que había más luz en sus ojos que la luz de todas las farolas juntas.

Saludos!!