viernes, 7 de marzo de 2014

Viaje nostálgico a la calle del viento

La había visto pasar antes,
era ese tipo de chica que no te mira
si no sabes su nombre.
De aquellas que le ponen voz a las sonrisas que se cruza.

Yo acababa de cumplir dieciséis y solía fumar
para que me pidieran fuego.
Ella tenía mi edad
pero si decía veinticuatro
no había hombre en el barrio tan estúpido
para ponerlo en duda.

Llevaba música en los zapatos,
no me refiero al sonar de sus pisadas,
quiero decir que verla caminar
tenía banda sonora.
Como si te metieras dentro de una melodía
y no pudieras salir hasta que doblaba la esquina.
Luego tarareabas su ausencia
y comprendías que para evitar la soledad
tenías que silbar una canción hasta encontrarte.

Silbé muchas canciones aquel año,
ninguna fue mejor que su camino.

Me recuerdo asomado a la ventana.
- Te enamoras de cualquier mujer que pasa por la calle-
Decía mi madre.
Supongo que suspiraba demasiado.
La realidad es que yo ya  estaba incluso enamorado de la calle
porque por ella pasaba esa mujer.

Luego un día,
otra chica cualquiera me besó a la luz de una farola
y la calle, mi calle, se quedó a oscuras.

Cambié la melodía de su ausencia
por un ritmo desafinado
de dos lenguas que buscaban el amor que no le dieron
en la boca equivocada.

No volví a silbar hasta los veinte.

A veces todavía cierro los ojos
y veo aquella calle
y a ella caminando como quien nunca llega tarde.
Una parte hermosa de mí sigue aún en la ventana
esperando como un idiota que después de su nombre
estuvieran sus ojos.

Porque la llamé, la llamé muchas veces
y aunque si que me miró nunca jamás
consiguió verme.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá ser (la) chica con banda sonora en los zapatos.

lostiemposdelverbo dijo...

"Me recuerdo asomado a la ventana.
- Te enamoras de cualquier mujer que pasa por la calle-
Decía mi madre.
Supongo que suspiraba demasiado.
La realidad es que yo ya estaba incluso enamorado de la calle
porque por ella pasaba esa mujer."

ESTO es inspirador. Me recuerda un tanto a Pavese y su Regreso de Deola, no sé por qué...

Hacía tiempo que no te leía tan inspirado... Me alegro de volver a hacerlo.

Anónimo dijo...

Creo que todos tenemos dentro una porción de estupidez que suspira por cosas que tienen menos valor que las cosas que ya tenemos...
Pero, en aquel momento... hubieses matado por saber los acordes de la melodía que salía de sus andares.

Anónimo dijo...

cada vez que escribes el corazón galopa descontrolado... gracias.

Natalie Bravo dijo...

Eres como música para mis oídos.
Armónicamente literal.

Saludos desde Perú

jordim dijo...

Unos buenos versos.

Nuri a dijo...

Joder. Todos tenemos alguien por quien mirar por la ventana a esa edad. Yo todavía lo busco a ratos.
Silbar, joder, me ha golpeado.
No quieras saber qué hubiera pasado con el retraso de los años. Yo saldé cuentas pendientes y ahora miro más que nunca por la ventana.
Un beso poeta.
A veces te echo de menos.

Laura S dijo...

'y aunque si que me miró nunca jamás
consiguió verme'

consigues superarte a cada entrada. gracias.

G. dijo...

Joder! Tus textos tienen algo que no se que es! Me fascinan ! No sabes cuanto... Acabo de leer este y el de "Si deshojas una margarita estas matando una flor" y mierda, como me pone de sentimental, no se como lo logra, este texto me saco lagrimas. Puede que te suene muy cliché y todo lo que quieras, pero realmente hace tiempo no lo digo y siento que tengo que hacerlo: ESCRIBES GENIAL.

Anónimo dijo...

Tus versos encienden mi memoria y parten mi alma.
Tus versos hacen que me entren unas ganas irrefrenables de andar. De nunca haber dejado de andar.

Ad.

Anónimo dijo...

Me encanto la parte de ''dos lenguas que buscaban el amor que no le habian dado''

Let it be dijo...

Nos ha encantado tu entrada y el blog entero también, escribes genial!!
Te seguimosss

Alba Flores Robla dijo...

Me has hecho llorar, jajajaja, y no es broma.

Carmen Caballero dijo...

Cómo dueles.