lunes, 22 de noviembre de 2010

Hazme otra vez el amor, sin amor, como a mi me gusta

Tiene los ojos grandes y azules como lagos de Finlandia,
apenas sonríe pero cuando lo hace
su boca parece una orgía de luciérnagas.

Se llama Silvana y cuando se enfada
me da mordiscos en la lengua.

Mide un metro setenta y cinco
pesa setenta y cinco kilos
y podría tener setenta y cinco orgasmos seguidos
si yo fuera una maquina
o aguantara el segundo.

Yo que he llegado tarde a mis últimas veinticuatro citas importantes,
que sé que nunca seré capaz de escribir un libro
y que al único hombre que me ha merecido la pena conocer
se lo comen los gusanos en un triste cementerio.

Sin embargo cuando ella se baja las bragas
y señala con el dedo un punto fijo
el resto del mundo me importa una mierda.

Y la vida otra.

Y tú más.

Si, tú que aún piensas que te amo.

Porque al amor si le das más de lo que te pide
te acabará exigiendo más de lo que tienes.

Y yo no tengo nada,
solo a ella,
y ella es de ella y luego mía
y yo soy de todas y de nadie.

Recuerdo cuando las mujeres no tenían cobertura
cuando mi madre se compró un perro para hablar con alguien,
cuando aquella rubia con nombre de diosa mitólogica
me cambió mi corazón por una roca.

Y me duele.

Pero a las once viene Silvana
y hace así con el dedo pim, pam, pum
como si tuviera una varita
y yo me quedo sin memoria.

A las once sí, eso dijo,
con esa voz de
"sé que te duelen los ojos de no mirarme"
y no hay absolutamente nada en la nevera,
como Silvana venga con hambre
esta vez sí
que será mi último poema.

11 comentarios:

Lu dijo...

Cuando el amor no lleva las vajillas al lavaplatos ni las vaginas a la mesa de noche.

Besos. Me ha dejado de boca abierta, además recordando a Sabina que lo admiro por la crueldad verdadera de sus letras.

Lu. La Insoportable

Lucía dijo...

Deja que Silvana te trague, Jonás. Mil besos.

Ais. dijo...

Guau! Me encantó
"hacer el amor sin amor"... como la canción de Roberta Flack, me decribes una situación harto conocida.
Es lo que tienen los vicios, cuanto mas nos olvidamos de todo, tanto mas nos sumergimos en ellos.

Un saludo.
Ais.

Bletisa dijo...

Eres un amor Ernestito y te aseguro que la definición de amor no la tengo muy perfilada todavía.

Desilusionista dijo...

El problema de las Silvanas es justamente ese...si te quedas sin comida en la nevera, al maldito mundo real otra vez. Pero bueno, hoy día se puede hacer la compra hasta por internet.

Genial ;)

CAOS dijo...

Joder, poeta, últimamente los versos se quedan grabados a fuego.

Espero que no te engulla, no querría que este fuera el último.


"Y yo no tengo nada,
solo a ella,
y ella es de ella y luego mía
y yo soy de todas y de nadie."

me quedo con este, si me dejas.

saludos.

elpeladero dijo...

"Porque al amor si le das más de lo que te pide
te acabará exigiendo más de lo que tienes."

Genial!!!, pero los que somos de todas y no somos de nadie, siempre podemos sacar un poco más de amor, lo guardamos allí en la nevera, justo a la par de las cervezas, y arriba de la dignidad, como tiene que ser.

Claudieta dijo...

¡Déjate llevar o te arrepentiras! Te lo dice una que siempre se resistió, muaaaaaaaa

neko dijo...

Me encantan tus poemas, me gustan tanto que me dejas siempre sin palabras ni saber qué comentarte.
Eres muy bueno, supongo que lo sabes.

Liou dijo...

Interesante...soy sexóloga.

tayler durden dijo...

oye tío, hoy me he acordado de ti por razones que no vienen a este caso.
rafa pons dixit: "me valen todas pa una vez pero solo una para todas las vidas que aun me quedan"
y alvaro fraile said: nada es lo que tengo, nada lo que me falta, y los que te ofrezco todas las mañanas: mis legañas".
pues eso, que hoy me acordé de ti por razones que no vienen a este caso, y necesitaba leerte.
por cierto, any give monday te subo una al facebook de pro-vocación, vete eligiendo porque sino lo haré yo.