viernes, 3 de diciembre de 2010

Yo te debo un abecedario, tú una vida a las afueras

Escribiría el manual del buen marido
si ya existiera un medicamento contra los celos.

Mandaría mi currículum más romántico
a mujeres con la talla ochenta y cinco
si no pervirtieras mis neuronas en los sueños.

Sería fiel incluso si dejara de inventarte.

Pero es que tienes tantos rostros que cualquier día
te tengo en un abrazo y ni me entero.

Y créeme, me va a doler que el amor
(ese que dicen que solo ocurre una vez)
pase de largo.

Como esos trenes que nunca acabaron entre tus piernas.

Si te pienso, ahora,
todo mi amor cabe en un globo
(suspiro)

De ida y vuelta los viajes por si acaso
y las cartas con posdata por supuesto
y tu boca con mi boca y mi lengua,
en la parte más privada de tu cuerpo
y mi cuerpo con tu cuerpo y tus muslos
en la parte más mojada de mi lengua.

Haría folio de tu espalda si quisieras
y tinta de estos dedos que te aclaman,
escribiría el poema más intenso
desde el comienzo de tu cuello hasta tu culo,
cada pliegue un nuevo verso y tus lunares
las pausas donde reinventar mi mundo
y un punto suspensivo en cada peca
cuando ya no quepan más que los gemidos.

Ni siquiera sé el lugar donde me hallo
ni si haces por buscarme todavía,
si me encuentras que no ofenda mi silencio
fue tu belleza quién cortaba de raíz
cada palabra que no dije todavía.

Pero si me coges de los hombros y me mueves
se me caerán los te quiero que te debo.

15 comentarios:

Un idiota con palabras dijo...

¡!

Lucía dijo...

Y esta mujer sin nombre?. Qué destreza para convertir belleza de la nada. Besitos, siempre

Anónimo dijo...

Increíble! (no puedo dejar de leerte),haces que cada día tenga una razón para levantarme,(encender el ordenador a la velocidad de la luz,y mirar si has escrito algo,sino siempre puedo leer lo antiguo.No me canso)
1 tren de besos!!

CAOS dijo...

Siempre me ha resultado curioso lo de las posdatas en las cartas. Al final, daba igual lo que escribieras, lo importante, lo que querías que quedara en el recuerdo, lo dejabas tras la firma, y esos dos puntos tras la P y la D.

El ritmo del poema es de los mejores que te he leído.

Yo prefiero los amores en los que no se debe nunca nada, aunque a veces, eso es una utopía.Menos mal que soñar por ahora sigue siendo gratis.

saludos de madrugada helada.

Dg... dijo...

Tengo que decirte que me has enganchado con tu blog, es decir... no hay dia que no entre, todavia no lo he leido entero... pero lo que llevo me encanta!! de verdad... ¡ENHORABUENA, FELICIDADEES! Eres increible...

Gracielawer dijo...

No te imaginas la cantidad de veces que he querido tomar a aguien por los hombros y moverlo hasta que suelte todo lo que quiero oir!

LaDiana dijo...

Los ultimos dos no han sido versos, han sido balas.
Yo, miserable fan, JAMAS... pero a veces si...

neko dijo...

Tienes una mente increiblemente poderosa para crear cosas así. Desde el título hasta la última palabra son una maravilla.

Ais. dijo...

precioso...
a veces es necessario que nos zarandeen para que soltemos eso que no nos atrevemos a decir, por pudor, o por no jugarnos (a veces decir lo que sentimos nos puede jugar en contra o al menos asi lo creemos)

Abril dijo...

(suspiro)

Erev dijo...

Lo que te resistes...
A soltar, digo.
Un beeeeso.

Desilusionista dijo...

Y después de coger esos te quiero del suelo, se irá sin cruzar ni una palabra.

Me resulta demasiado..familiar.


Amigo, mMe ha encantado

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Vuelvo a comentar sólo para que sepas que sigo por aquí, leyéndote aunque no diga nada. Y que siempre, siempre, me gusta lo que haces.

Un beso grande.

Anónimo dijo...

SC.

O LO QUE ES LO MISMO SIN COMENTARIOS.

PERFECTO.UFFF.

SUSI

Emil Diermissen dijo...

hermoso