domingo, 4 de enero de 2015

Un domingo de tantos


No tengo nada de lo que escribir,
llevo sentado en este folio en blanco
una hora y media.
No ha venido ni una sola chica a decirme hola,
tampoco adiós.
Hay que reconocer que siempre he sido mejor poeta
en las despedidas.
Pero ahora no hay nadie que pueda despedirse de mí,
porque no hay nadie que haya venido a quedarse.
Va a ser difícil escribir este poema.

No me gusta el blanco.
Cierta chica decía que ella se casaría de blanco,
que cuando yo me muriera,
(porque yo era tan buen hombre que me moriría antes que ella)
se vestiría de negro
y que entre nuestra boda y mi muerte
me dejaría siempre escoger el color de sus bragas.

Luego se marchó antes del blanco
y lo dejó todo negro
y el color de sus bragas me importó tanto
como la vida de una mosca en Ucrania.

En fin, que aquí estamos este folio en blanco y yo.
Es domingo. Enero. Y no hace frío.
He visto a Sandra Romain abierta de piernas
en una escena lésbica,
a veces me gustaría ser mujer,
aunque cuando pienso en los hombres
las ganas se me pasan enseguida.
He ido a darle dos besos a mi madre,
he mirado allí mi libro,
va por la misma página desde hace un mes.
Supongo que no me lee
porque me desconoce metido en una jaula
de palabras malsonantes.
Hace bien.
Me ha sugerido que me afeite,
que ninguna mujer va a querer besarme si pincho,
le he dicho que es la moda de ahora.

- ¿No besarte es la moda? Pues está durando mucho hijo.
- La barba mamá, la barba.
Ella ha sonreído y me ha besado.
Como si no fuera mujer.

Ya no está tan blanco este folio.
Aunque no creo que pueda llamarse poema.
Rara vez se llamar a las cosas por su verdadero nombre,
a ella la llamaba gordita,
a mis "amigos" por sus apodos,
al amor sexo,
al sexo placer,
al placer risa,
a la risa como ella
y a ella gordita.
Así sucesivamente.

Y a mí ni siquiera me llaman,
ni yo me nombro
no vaya a ser que responda
alguien al que odio.

Ya ha anochecido,
lo mejor de la tele cabe en un anuncio de colonia,
Charlize se descalza y sube por un telón dorado
ignorando que el futuro es ella misma.
Imagino que huele a despedida.

Y sigo escribiendo.
Alejándome de este blanco que me recuerda
que una vez estuve a punto de casarme
y que ahora no puedo morirme antes que ella
sobre todo porque ella
ya se murió
y de eso por suerte
hace ya muchos versos.

Y demasiados blancos.


24 comentarios:

LaCosturera dijo...

hola

;)

Andrea dijo...

Es precioso. Me encanta, como todo lo que escribes.

Heidi dijo...

Charlize está sobrevalorada, el blanco también...y las barbas!
Me sigue gustando leerte.
Feliz 2015!
Cuídate.
;-P

Ana Magdalena dijo...

Tanto blanco no puede ser bueno para la salud...

Me gusta cómo escribes. Me gusta leerte, me da un poco de paz entre tanto desastre.

Feliz Navidad y próspero 2015.

http://ahogandomentrelasnubes.blogspot.com/

Anónimo dijo...

A mi sí me gusta el blanco.
Pero no para las noches.
Últimamente toman ese color.
La culpa si he de achacarla a algo
Es de péndulo
Que a veces va
Que a veces viene

Yo me casé de blanco
Si fuese por mi madre
habría escogido cualquier otro color.
Total como diría ella
Para lo que duran...

Hace unos días que te leo Ernesto y me ha encantado encontrarme con "esto" esta noche.

Feliz año con holas y sin adioses pero con alguna ausencia que eso también nutre los folios blancos.

Enlázalo con face aunque quizás lo hayas hecho...esta noche no he entrado, prefería venir aquí ... Por cierto antes escribí el comentario y no apareció ...

Anónimo dijo...

eres un placer..; aunque el negror..
y así sucesivamente...

Lluevetuausencia dijo...

Yo sí lo llamaría poema, sin dudarlo. Cualquier cosa que te haga y nos haga sentir de esa manera es poesía. Por un 2015 con más blancos como este. Enhorabuena.

Mariangel dijo...

"Pero ahora no hay nadie que pueda despedirse de mí,
porque no hay nadie que haya venido a quedarse".
Tanta verdad en tan solo dos líneas. Gracias por tus letras.

Daltvila dijo...

Pues a mí me ha encantado, sobre todo, ese lío en blanco y negro ;)

Para el 2015 te deseo mucho color!

Anónimo dijo...

Todo comienza así, con un folio en blanco para pintarnos junto a otros en el, eso dirán los optimistas, aquellos que no saben de amor, de desamor, ni de nadia.

Un placer leerte como siempre..

Mariangelica Cáceres Contreras dijo...

Claro que debe de llamarse poesía a lo que has escrito, lo han dicho antes, tus palabras dan paz.

Sería un honor el que me leyeras:

mi-sombra-de-luna.blogspot.com

Reina dijo...

Suele ser amenazante la hoja en blanco pero cuando se gusta de escribir las palabras surgen solas, como en tu poema...
Estoy de acuerdo con tu madre, no me gustan las barbas, pinchan... quizás a ti te quede bonita, no sé... pero en verano, dan mucho calor... ;)

Rocio Vicuña dijo...

Te beso Ernesto, te beso con barba o sin ella hasta el dia de tu muerte vestida de negro y con bragas blancas o como las quieras (si asi, sin punto y sin final)

Carmen Albaladejo dijo...

Para ser una hoja en blanco, a mi me ha parecido de todos los colores.

Anónimo dijo...

vaya, esto es...precioso

Klerys Rodríguez dijo...

Entretenimiento de madrugadas.

José Manuel dijo...

Ya me gustaría a mi de un folio en blanco sacar tanta inspiración.
Me encantó.

Un saludo

Sonsoles dijo...

Triste, cierto, increíble. Un placer siempre.

Anónimo dijo...

Simplemente wow!

Jayu dijo...

Muy melancólico.

Raquel Cabest dijo...

Es locura lo tuyo. Me encanta toda tu poesia, un puto vicio, vaya.

http://loslunesquetedebo.blogspot.co.uk/

Por si te apetece pasarte

Anónimo dijo...

ándale no desaparezcas...
baila cabrón ;

https://www.youtube.com/watch?v=dJkf0BjeYEA

Anónimo dijo...

Siempre que leo a personas como tú pienso lo mismo, "ojalá algún día se enamore de mi un poeta"

Anónimo dijo...

Siempre que leo a personas como tú pienso lo mismo, "ojalá algún día se enamore de mi un poeta"