lunes, 28 de septiembre de 2020

Paroxetina

 

Mantengo la perversa manía

de perseguir tu falda

en aquellos sueños que alguna vez tuve.

Es como si no quisiera desprenderme

de una edad que ya no me pertenece.

Como si solo fuera joven cuando te pienso.

Tu caminando cuesta arriba 

en una lucha criminal contra el aire

yo detrás esperando que pierdas 

la vergüenza pero no la guerra.

Casi siempre son blancas 

como las marcas que dejan los aviones,

como la espuma que rompen las olas,

como las paredes de los psiquiátricos.

Te he tenido tantas veces 

que eres infiel sin saberlo.

Tal vez me digo a veces,

que si yo hubiera sido más valiente

y tú menos guapa

en lugar de ver te las hubiera bajado.

Pero entonces no estaría

persiguiendote en esos sueños

que una vez tuve.

Puede ser que ni siquiera

hubiera tenido sueños.

Y lo que es peor,

que nunca nunca más 

podría ser joven.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Tambièn tu poesia me recuerda a cuando era joven, siempre; y lo bonito del amor...gracias Ernesto por escribir!

Petite Bogeria dijo...

Por fin poeta... leerte es llenarme los pulmones de aire de una sola bocanada. Gracias

Unknown dijo...

Leerte siempre es maravilloso. Gracias por existir y por enseñarnos a sentir a través de las palabras

Xan Do Río dijo...

Con lo de sentirse joven no se juega, hiciste bien, saludos.

RECOMENZAR dijo...

me encantas Hay mucho frescura maravillosa en lo que escribes!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!