jueves, 2 de abril de 2009

Si ella sólo fuera una canción, yo aprendería a bailar

El amor de mis muertes tenía las tetas enormes
y yo la boca demasiado pequeña
y las manos….
Mis “ex” siempre hablaban de mis manos de pianista
pero ni por esas
yo y la música nunca nos llevamos bien,
ni siquiera era capaz de silbar decentemente el himno de la alegría.
Aunque eso si,
una vez estuve durante más de media hora
tocándole el coño a una pelirroja
que tocaba la flauta en una de esas bandas que van por la calle
cuando sacan a los cristos metafóricos.
Pero supongo que eso musicalmente no cuenta.
O si. Vete a saber.

A lo que iba tenía los pechos enormes
y claro yo quería tener dos bocas o cuatro manos,
o untarlas de helado de vainilla y estar lamiendo
hasta que anocheciera en una de esas ciudades rusas
que casi siempre es de día.
O dormir sobre ellas,
o debajo,
o haber nacido de su mismo vientre
no se me ocurre nada más perverso,
una vez se lo dije:
“Si tienes un hijo será el hombre más heterosexual de este planeta”
Pero creo que no me entendió, no me hizo caso
y al rato estaba entonando una canción
de Calamaro o era de Sabina, no se,
jamás tuve buenos tímpanos para los sonidos,
aunque cuando ella me llamaba era distinto,
nunca lo hacía por mi nombre.
“Cariño”, “gordito” “amor” “estúpido”
o simplemente
“Venaquiahoramismo” Así todo muy junto
pero lo mejor era cuando me decía cabrón
porque después del cabrón,
siempre, siempre, siempre,
venía un orgasmo.
Y aquello si que tenía ritmo
no lo que suena ahora en la radio.


Y sus tetas…..
y su espalda desnuda parecía un arpa de esas
que tocaban los griegos en no se que siglo,
los vellos diminutos de sus brazos
danzaban en una coreografía perfecta
cuando soplaba el levante,
en su vientre había cuerdas invisibles
Kurt Cobain no se hubiera suicidado nunca
y sus ojos …joder
había más melodía en sus parpadeos
que en toda la orquesta sinfónica de Viena.
Si hasta cuando caminaba con aquellas botitas de tacón
Sinatra debía empezar a cantar en su tumba.
Estoy seguro.

Lo dicho tenía las tetas enormes
y sinceramente creo
que alguien debería escribirle una canción.

6 comentarios:

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Solo falta la música, cantas niño, cantas.

Besos

Anónimo dijo...

Anda, el niño musical, jajajja,cucha la que ha montado en un poema.
Estaba yo dándole vueltas a cual seria esa canción de sabina... me da la sensacion de que era de Calamaro,"Los aviones"
"me olvidé de avisar,no te voy a llamar ni una sola vez en cuatro días o sino mujer voy a hacer cualqier cosa que me digas",
o Paloma, si,seguro que era Paloma
"quiero vivir dos veces para poder olvidarte, quiero llevarte conmigo y no voy a ninguna parte".
Ale ya!!
Eso que eres un poeta, "aunque tú no lo sepas"

MUAAAACK

Bletisa dijo...

Cualquier día alguien le pone música a tus poemas, seguro.

Me gusta este y el otro...

DeaR dijo...

Aquel que nunca te ha leído no sabe lo que se pierde.

Tu estilo es único.

clara dijo...

llegué de respente y de casualidad.....es un placer leerlo o la?
anyway
igual un placer!

MonzeLove Vazquez dijo...

Me encanta, la verdad solo conocía el pedazo de "Y sus ojos...joder había más melodía en su parpadeo que en toda la orquesta sinfónica de Viena" y no podía encontrar la obra completa y ahora, por azares del destino que se ha encontrado con mi instagram y yo pude encontrar su blog pude encontrarlo y he quedado maravillada, de esté y de cada uno de sus escritos.
Atte: Monse Vazquez (@GoddessAztec - Instagram)