miércoles, 16 de septiembre de 2009

QUE NO, QUE NO ME VOY, A VER SI ME ECHAN

Lo cierto es que había pensado en cerrar el blog, no en dejar de escribir porque uno escribe casi a la vez que respira, o respira exactamente por eso, porque escribe.
Normalmente me enorgullezco de lo primero que pienso, aunque también es verdad que en lo primero que pienso es en ella y aquí el orgullo pierde mérito, pero dejando un lado su cintura he decidido seguir un tiempecito por aquí que tampoco le hago daño a nadie y yo también suelo salir ileso y porque todavia ciertamente le debo un montón de lunes aunque ella cada vez me debe más viernes en fin que estaré con vuestro permiso y colaboración dando ...... un poco mas.

Un abrazo a todos.





YA NO CARIÑO, YA NO




Ya no te busco en la cola del cine,
en las tiendas de zara,
no te encuentro en el humo del café,
ni del cigarro.

Ya no duermes en las ciudades de mi hombro,
ni me hospedo en los hostales
de tu columna vertebral.

No le hablo a las palomas del parque
de lo desnuda que te veo
cuando te pones ese vestido negro.

Ya no eres dios,
ni hay milagros en el cielo de tu boca.

Ya no escribo tu nombre
en los cristales húmedos del baño,
ni Chaouen canta nuestra canción
mientras nos mojamos bajo la ducha.

Ya no me quito el disfraz de poeta,
para ver cuanto amor te cabe entre las piernas.

Ya no te sueño,
ni te maldigo.

Ya no te odio.

Ya no hay sudor bajo las sábanas,
ni decoras los armarios de la habitación azul
con otros colores imposibles.

No hay malabares en tus montañas,
ni gimnasia artística bajo tu cintura,
no hay restos de mi piel bajo tus uñas
ni sabor a vainilla entre mis labios.

Ya no eres,
ni estás,
ni quieres,
ni sientes,
ni soy,
ni te espero,
ni te ansío.

Ya no te quiero.

Pero tu ya sabes como mentimos los poetas.




-------------------------------------------------------------------------



EL AMOR EN SUS PUPILAS



Cuando ella me mira sus ojos,
me hacen cosquillas bajo la piel.
Supongo que el amor debe ser algo de esto.

Laura hablaba del amor como algo imaginario,
como un invento de unos grandes almacenes
o una de esas películas americanas
de las cuatro de la tarde.

Para Eva el amor era distinto,
como esos relatos que te contaban cuando pequeño,
con castillos y dragones
y princesas con el cabello muy largo
y cenar con velas y vino
una triple ración de pérdices.

Alba que era puta
pero puta de esas que no cobran,
decía que el amor era un cofre pequeño
que la mujer tenía en el mismo coño
y que la llave la tenía el hombre
ya puedes imaginarte donde.
El tamaño de la llave
tenía que ver con la longitud de su amor.

Confieso que a mí nunca me quiso demasiado.

Lo cierto es que yo,
nunca he entendido a las mujeres
y si no entiendes a las mujeres
tampoco puedes entender el amor.

Yo lo único que se
es que cuando me cuelgo de sus pupilas,
un ejercito de hormigas
diminutas como granos de arena
del desierto del gobi
se me meten bajo la piel
y la recorren dando mordiscos
sin dirección ni rumbo alguno.


Y si esto no es el amor
al menos se le debe parecer un infinito.


----------------------------------------------------------------------------




LA SOLEDAD NO ES ESTAR SOLO, ES ESTAR SIN TI



La tristeza es una camisa en el armario
que al final te colocas por inercia
y claro tú debes pensar que yo no me cambio de ropa
o que no voy a la moda,
o que debería alquilar unos de esos emoticonos sonrientes
y pegarmelo en el rostro de por vida.

Yo en cambio opino que hasta que no vengas a darme los besos que me debes
el mundo no volverá a verme los dientes
ni esa mueca extraña que hago al sonreir
que más que sonrisa es un simple amago de felicidad.

- Ojalá lo pases bien a donde vayas. Eso te dije.
Y ahora cuando imagino que lo haces,
te odio.

Y odio toda esta parte de mí que no te has llevado
y este decorado del mundo a tu medida,
ayer estabas en las farolas del parque
y hoy cuatro abejas te lamían los pétalos en el jardín del vecino,
luego rompiste contra las rocas y te hiciste espuma en una orilla.
incluso te comi de cuatro mordiscos en un cucrucho de turrón.

Estás en todas partes menos en mis brazos
y cariño mío no sabes cuanto me echo de menos
cuando no estoy contigo.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por quedarte,por seguir existiendo detrás de las letras, por disfrazarte de poeta, por explicar qué es el amor de esa forma tan bonita.
Habrá que mezclar los lunes con los viernes a ver qué sale de ahí.

Vaya poemazos niño.

(ya puede soplar fuerte el viento, ya.. que no me voy a tambalear ni un milimetro)

OFelia Waltz dijo...

Y yo sigo aquí también, como muchos supongo,siempre te sigo y veo...al menos de refilon...

dear dijo...

Oye, eso de "cerrar el blog" es como un vírus que se le ha pegado a muchos que conozco a través de blogger.

Menos mal que "cerrar un blog" y "dejar de escribir" no es lo mismo, ni nunca lo será.

Mientras tengas tiempo (y ganas) de publicar algo de lo que escribes, muchos vendremos a leerte, claro que si!

Sino, espero nunca dejes de escribir porque, se te pueden apagar los pulmones!!

Saludos cordiales, poeta.

Gata dijo...

yo he hecho el amago de irme un tiempo digo, pero si me voy justo ahora hay alguien que dirá que ha sido por amor, y sabes? ya no...pero tu ya sabes como mentimos los poetas...

Saludos y gracias por tus letras siempre

clara dijo...

que no te vayas, mira que vengo del otro lado del pacífco a puro leerlo

Nat dijo...

Sigues en tu línea, me alegra mucho.
Un abrazo

Anónimo dijo...

NO SE TE OCURRA CERRAR EL BLOG