jueves, 23 de diciembre de 2010

Voy a gemir que te quiero y te parecerá una poesía

Ellos decían que la fidelidad era cosa de pobres
porque no tenían dinero para irse de putas.

Pero claro ellos no la veían allí acostada
con su piel haciendo juego con las sábanas
medio vestida o medio desnuda
nunca supe las verdaderas intenciones de sus ¿pijamas?

Yo tenía la certeza,
de que la diferencia entre hacer el amor y follar
residía en si uno de los dos
pedía un taxi para volver a casa
una vez terminado el acto.

Taxista es el oficio que más sabe de desamor
en este maldito país.

Por eso cuando ella me pidió que me quedara a dormir
con los pómulos recién incendiados
de mi última aventura pirotécnica
yo suspiré de alivio.

Era amor.

Aunque segundos antes nos devoráramos como animales
y lo hiciéramos en el suelo y en la mesa
y sus uñas se clavaran en mi espalda
y sus dientes en mis labios,
aunque estuvo a dos respiraciones de convertirse en asesina
y yo en el muerto con el paisaje más hermoso.

Era más bonita la muerte allí entre sus muslos
que la vida allá fuera de ellos.

Fuera llueve.
La música con ella siempre hace canciones en los tejados,
ahora suena la pista siete
del grupo ese que le gustaba tanto...
...¿como se llamaba?
Lo tengo en la punta de la lengua
pero si se lo digo me la roba
la lengua y la canción.
Y no podré decirle lo bella que está
con ese vestido escotado por la espalda.

A lo lejos una gata enferma
maulla mentiras sin pudor
y tendremos que volver al amor para callarla.

Sí, el amor, eso dije,
porque no hay un solo taxista en toda la ciudad
que sepa nada de nuestra dirección.




Feliz 2011 a todos.

13 comentarios:

Desilusionista dijo...

Caballero, no ha de preocuparte mi promiscuidad literaria. Acabo de encontrar el motivo por el que escribes una vez a la semana: unas joyas así no salen de un día para otro.

En serio, si llevase sombrero me lo quitaría.

Alice dijo...

Ay, lo más frecuente es que ella le diga que se quede a dormir y él tenga mucha prisa de repente...

CAOS dijo...

Volver al amor...Uno de los mejores que te leí, poeta.

Feliz 2011 a tí también, aunque espero que eso no signifique que este es el último poema de 2010.

Como dice Desilusionista, uno por semana, al menos. Y el año tiene 52, y creo que vas por el 46, aunque con las prosas, esas seis deudas en verso quedan saldadas, o al menos, cinco.

mis largos pies dijo...

Me encanta. Y siempre me encantan tus tútulos. Un beso y que sea tu noche otra vez amor, y el taxi libre, claro.

Mrs.Poulain dijo...

Impresionante.

La niña musical dijo...

Vaya.. mi padre es taxista, será por eso que yo entiendo tanto de desamor? Algo se me habrá pegado no?
Buena noche Buena

El GatoPardo dijo...

No sabe cuanto disfruto de sus letras.

Le sigo.

neko dijo...

Realmente precioso. Cada poema tuyo es un auténtico regalo.

Feliz 2011, y feliz 2010 (no lo matemos aun, la de cosas que pueden pasar en una semana!)

Cita dijo...

ojalá alguien escribiera algo asi para mi. Sin ñoñerias, al grano. Lo carmal es lo que me gusta.
Saludos, Cita

Arroba dijo...

¡ya iba siendo hora de que yo pudiera decir de este agua sí beberé! Gracias y feliz 2012 lleno de tus poemas.

Luardid dijo...

Qué hermoso todo lo que dices, por fin un amor compartido para terminar el año con buen sabor de boca.

elpeladero dijo...

Un gusto haberte leído este 2010

Marciana o Mutante dijo...

Precioso. Me está encantando el paseo por su blog.