martes, 14 de octubre de 2008

Billy macgregor "El poeta autista"

El primer poema que leí de Billy fue en mundopoesia, por casualidad, como casi todas las grandes cosas que pasan en la vida. Se titulaba "Vocabulario acrobático", no siempre pero la mayoría de las veces uno descubre el talento a la primera, no creo en las varitas mágicas, o sea que haya alguien capaz de hacer un par de poemas excelentes y todos los demás mediocres, como tampoco lo creo a la inversa, primero sentí envidia, sana o insana vete a saber, yo nunca he llegado a saber diferenciarlas, asi que me fui a los demás poemas que tenía y pum, directo al cerebro un puñetazo tras otro.

De las cosas que más me sorprendían era los pocos lectores y comentarios que tenía, luego lo fui entendiendo un poco, Billy escribe por que le sale, deja su firma y se va, no comenta a nadie o a casi nadie, no da ni espera, como vivir dentro pero en constante fuga de todo, también quizás de si mismo.

Conmigo personalmente se ha portado bien las pocas veces que he tenido la suerte de dialogar con él, es como sus poemas, ni más ni menos, grande muy grande.

El poeta que mejor dice te quiero de todos y apenas deja ver un ápice de romanticismo, el ve, mientras la mayoría nos esforzamos en mirar.

Como decía el primer poema que leí de Billy fue "Vocabulario acrobático"


En el ojo del pescado muerto,
-conjeturo-,
se reflejan los caballos que galopan por el filo de mi plato de lentejas.
Hoy hace un día tonto, no se,
como extraño,
Un día alacrán como con forma de pirámide invertida o de bistec con patatas,
poco hecho.
Por supuesto,
llueve.
Y entonces la nostalgia se mete en mis zapatos,
y camina por mí hacia el escritorio,
de esta habitación baldía, en la ciudad de Oslo:
“Querido diario:
Hoy he vuelto a beber...”
He estado toda la mañana espantando con la mano tiburones de mi cara.
Muerden de a poquito la piel de los párpados, y al oído,
blasfeman contra la Santa Madre Iglesia.
Vestido de uniforme,
salgo a la calle,
y la calle,
me traga.
Aún me tomaría otro Jack Daniels.
Puedo escuchar como mis corneas se agrietan, y se rompen.
Llego al trabajo.
Mi primer cliente tiene voz de mermelada,
como si nunca hubiera roto un plato:
-Ave María Purísima...
Doble. Un Jack Daniels doble.
-Sin pecado concebida...


Desde entonces soy lector asiduo de sus versos, también de su prosa, en muchos comentarios acusan su poesÍa de ser demasiado prosaica y a su prosa de ser demasiado poética, hay gente que vive de la queja y necesita descargarla en algún sitio.

Seguramente Billy seguira sin hacer mucho ruido y jamás publicara un libro y mi pequeña estatnteria estara huérfana eternamente de su talento, yo personalmente pienso que si en los institutos en lugar de seguir anclados en los siglos anteriores algun alma caritativa dejara leer poemas como este:




RAPSODIA


Cuatro de Septiembre del setenta y cinco.

Mientras “A lo mejor” no sea más que una candidatura, y a diario,
tomo asiento en la terraza de una brasserie de Saint-Germain frente a Loulou de la Falaise-Prêt-à-Porter y complementos -,
pido una taza de Jamaica Blue Mountain,
y camuflado tras una novela de McCullers, imagino que Cloé
-no puede llamarse de otro modo-,
se vistió hoy de azul cobalto sólo para mí.
A lo mejor,
una vez cualquiera me atrevo a pegar la nariz a los cristales de la tienda, y se lo digo:
“Hay más vida en tus tobillos, que en toda la Provenza.”

Diecinueve de Octubre del ochenta por la tarde.

Por cierto, soñar, me cuesta siete francos y,
si pasa el músico ambulante,
tres más por tocar La Vie En Rose.
Cierro los ojos y nos veo danzando calle abajo hasta orillas del Sena,
y en el Sena... ¿Sabrá a beso un beso de Cloé?
Una vez Madame Anaïs, la puta más vieja de Paris, me dijo que los besos,
que no saben a besos no son besos de verdad, sino otra cosa.
Yo quiero que los besos de Cloé se me claven al cielo de la boca,
como Excálibur de hundió en la piedra, o la quijada de asno en Abel.
Abro los ojos, y otra vez es otoño.

Veinte de Abril del noventa, muy temprano.

Cloé no tiene simplemente que hacer nada, para estar más bonita que ninguna.
Como pasa un tren de largo por la niebla y el cabo de un cuchillo por la frente,
pasó todo este tiempo el tiempo por Cloé,
sin mellarla ni un centímetro, sin distraerla siquiera de sus cosas,
como pasó por Dorian Gray, o por un Borgoña del setenta y ocho dormido en la penumbra.
De puntillas.
En lo inhumano de Cloé está el milagro de amarla como a Ishtar,
y en el borde de sus labios, el final de mi camino.

Hoy, mañana, y el otro, los días más tristes de mi vida.

“Cerrado por traspaso”, eso decía el cartelito.
Se fue sin pronunciar una palabra, tan Cloé.
Pero aun me siento donde siempre me he sentado,
y aunque la tienda sea ahora un establecimiento de bebidas,
sigo mirando al otro lado de la calle camuflado por la prensa parisina,
imaginando que, con la nariz pegada a los cristales,
Cloé me contesta: “Y tú, el amor de mi vida”.
Bastián, el camarero, poniéndome la mano sobre el hombro,
también echa de menos otros tiempos:
“Cuando pasaba un músico ambulante por aquí, y en aquel escaparate ¿Recuerda Monsieur Xavier?,
había un maniquí que parecía estar, vivo”



La poesía ganaría muchos adeptos incluso podiamos salvarla.


Que lo mismo un día resucita Neruda y se pone a escribir en un foro cualquiera y no le apalude ni Dios.


" Escribir no es como ir a por tabaco" Me dijo una vez,. Dijo otras cosas pero quizás no debería usarlas por aquí y me las guardo en una de estas neuronas que aún se niegan a morirse de olvido.


De Billy puedes leer cualquier poema, ninguno te dejará indiferente, nunca decpciona y a veces hasta se inventa hormiguitas y te la coloca en la espalda y todo gratuito. Un verdadero lujo.

Dejo tres poemas más de su autoría por aquí, la dirección de su blog es: http://elcomepiedras.spaces.live.com y para leer mas de su poesia pueden visitar mundopoesia, libertad8 o editorial alaire, su alias billy macgregor.


DE LOS MUERTOS, MICAELA NO HABLA MÁS QUE CON LOS MUERTOS

El día que alcanzaron a Sasha,
y Micaela apareció de la nada en mitad de la calle,
no hubo un solo soldado al que no le temblara el fusil entre las manos:
“¿Es que ninguno de vosotros va a acordarse nunca de su madre en esta guerra de mierda?-aún tenía el cabello rubio como el trigo.
Pues no. Ninguno.
Era la guerra.
Cuando uno está matando gente no se acuerda de su madre.
Ni de lo bueno que era para la tos la miel con limón y para el pecho,
la pomada de eucalipto.
Y lo más bueno era que era mamá quien era lo bueno de la pomada de eucalipto.
Tan bueno que a veces tosías de mentira,
para que ella te frotara con aquella cosa fría y con olor a menta.
Y luego venía un beso.
Y eso era lo mejor.
Lo mejor de lo más bueno...

De los muertos, Micaela,
no habla más que con los muertos.
Lloran, se ríen...se echan mucho de menos.
Aunque nunca les dice, que a menudo,
quiere parar el mundo con sus manos y ponerlo a girar en sentido contrario hasta que todo fuera como antes.
Como antes de Milosevic,
de los niños llorando y los cadáveres tirados por el suelo.
Como antes,
cuando había más platos en la mesa,
Y Sasha podía pasear por Sarajevo su magnifica sonrisa.

SIEMPRE QUE ME PIERDO CAMINO DEL CIELO
Dieguito Morales Arechito “el Chato”, yo,
que soy capaz de arrancar un árbol con las manos,
comerme una vaca,
y mear a quince metros de distancia,
No tengo huevos de decirle a mi hijo Raulito,
que el cielo no existe.
Porque mamá esta en el cielo.
Se lo dijo la yaya, y el abuelo, y además,
mamá siempre decía,
que las personas buenas, “cuando...cuando...,
cuando lo que tu ya sabes...,
van al cielo”.
Raulito qué iba a saber.
Raulito na más que sabía,
que el cielo era azul, y por dentro,
como de espuma de afeitar, o algo.
Ayer me preguntó otra vez que si al cielo, se puede ir andando, o qué.
Porque la echa de menos.
Se me quedó mirando y yo,
Dieguito Morales Arechito “el chato”,
doblegué mis huesos a su antojo,
hasta que cupe en la palma de su mano y,
me inventé un atajo al cielo ese que dice.
Al final nos perdimos,
y acabamos en una heladería de la calle Calatrava.
Hoy, como es Domingo,
seguramente el cielo esté cerrado,
así que iremos a ver si a Harry Potter,
ya le ha crecido el vello púbico.


UN COLLAR DE CÁSCARAS DE HUEVO

Nunca nadie me ha querido. Así que no debo ser tan buena y maravillosa...
Pero yo,
creí,
que él,
era,
diferente.
Y lo es, es más bonito.
Y más tonto.
Y más o menos me quedo con las ganas de quererlo más y más que a nadie o nada de este mundo,
y si existen,
de otros.



Más que a todo.




Porque todo eso lo amo.
Aunque sea hombre-gato:
“Soy una mina anti-personas,
si me tocas,
te arrancaré los brazos y las piernas.
Soy un Tsunami,
te arrastraré tierra adentro hasta el desierto,
y el Sol se comerá tu lengua y tus pestañas.
Soy,
espeluznante.”
Eso me dijo.




Y ahora, sin él,
soy cenizas.



Nunca le he mordido la nariz.
Ni los dedos de los pies.
Nunca le he dicho que en el fondo,
me gusta que me llame “Mi gordita”.



El tiempo podría detenerse, aquí, en las tres de la tarde.
En las tres de la tarde del día que inventé,
que a lo mejor,
cuando Manuel salga de la fábrica,
me cuelga del cuello un collar de cáscaras de huevos,
y en una curva muy cerrada hacia la alcoba,
se me mete dentro.

6 comentarios:

Batania dijo...

Joder, que me acusen a mí de prosaico pase, pero que lo acusen a Billy es de bono gratuito para el frenopático. Yo suelo hacer una práctica canalla a algunos de los poemas y poetas que me dicen que son el non plus ultra, y es la de quitar a sus poemas todos sus adjetivos: suele suceder que los poemas ganan tras la poda. A Billy, en cambio, o a ti mismo, el poema se le viene al suelo si se le quitan los adjetivos, porque sois de los pocos que sabéis utilizarlos.

Abrazos.

Hasta pronto.

David E. Alvarado dijo...

Pues, tengo que buscarle y leerle, porque lo que he visto aquí me gusta mucho.

Gracias por la recomendación.

lilithomega dijo...

Alguna vez,hace un par de años, creo ,discutiendo con amigos sobre los abismos múltiples entre poesía en la red y poesía "allá afuera",surgió un ranking 10(que por cierto no pudimos completar porque nos faltaron nombres, y el dato curioso es que las poquísimas féminas postuladas quedaron fuera) de Poetas, con mayúsculas, esto es, completos, desde todo punto de vista,con voz propia, con algo interesante que decir, pero sobre todo dueños de esa "cosa" imposible de definir que atrapa y que los deja con un pie de cada lado de esta frontera que nos guste o no, existe y seguirá existiendo mientras las metas de las editoriales sean puramente comerciales.

Se barajaban nombres que obviamente no diré (de los que pululan por los sitios más conocidos:Mundo, Ppura, Libertad,G.Búho,Ultra y sumando el último año a los nuevitos Alaire y Monosílabo, porque seguramente se nos pierden muchos poetas buenos en la bruma), algunos que siguen intercambiando sus posiciones en la listita macabra, jeje,otros que desaparecieron y fueron sustituidos a medida que los "opinantes" se multiplicaban. Manuel siempre lideró esa lista, sin importar las inclinaciones personales, las debilidades por tal o cual web, los mayores o menores conocimientos de la jodida técnica y los etcéteras que puedan imaginarse.

Creo que en estos cinco años o algo más de forear y aprender a sobrevivir aquí adentro de la feroz pantallita, es en lo único que he visto coincidir a la mayoría de los poetas y lectores con los que he tratado y que han tenido oportunidad de leer a Billy.

No tengo una acabada idea de como funciona este tema de los comentarios, obviamente debe influir en mucho el que comentes o no, el que te des más o menos al trato personal, que aparezcas un tiempo y luego te esfumes, por aquello de la buena vecindad y yo qué sé, ya sabrás tú incluso del propagandismo frecuente y tan molesto por privados: "Hola fulano, te leí, muy bueno, ven a leerme a tal link", pufffff! pero no creo que este tipo de minucias pueda influir en modo alguno en el crecimiento o calidad de un verdadero poeta, y digo verdadero porque el que deja de escribir porque no recibe la palmada en la espalda, no es más que un bluff,y el que cambia como veleta en la dirección que le soplen los aplausos, es otro tanto, para mí, digo. El poeta, por muy autista, antisocial, excéntrico, extrovertido o chiflado que pueda parecer, no dejará de ser poeta y eso siempre ha de notarse.

A Billy se le nota el placer y lo contagia, se le nota lo genuino, como a otros "la línea de producción y el ingeniero de versos" que los hace perfectos poetiqueros pero nunca les dará el "toque".

Dicho a lo argentino: Billy es Billy, es Poeta, imposible quedar indiferente o no reconocerle lo grande.

Hablando de poetas buenos, pues, lo mejor de tu entrada es eso, jeje, el reconocimiento de Poeta a Poeta,la buena onda, así que yo encantada, aunque lamento que te comas todo este rollazo (alégrate,no tengo costumbre de comentar mucho, je).

Salud!

Viví Flores Massares

Ana Clavero dijo...

Inmenso como poeta e inmenso como persona, al menos eso me parece a mi. Porque no es usual en este mundo egoísta en el que nos movemos encontrar a gente que sea capaz de alabar a otro, de balde, sin pedir nada a cambio.

Me da la sensación de que cuando genialidad y humildad se dan la mano, el resultado suele ser el que obtiene Billy o el que obtienes tú.

Hasta ahora no había dejado mi tarjeta de visita en esta nueva "casa" tuya, pero confieso que ando mirando por las rendijas desde que abriste sus puertas.

Tengo poco tiempo y mucha desgana, pero eso no quita que siga a los que de verdad me gustan, así que enhorabuena por tu Memoria de Elefante. Sigues siendo la releche.

Un abrazo enorme, vecino.

pecadocapital79 dijo...

Joder Batania tu por aqui, esto se me llena de glamour, (no es ironía), gracias por el paseo y por tus palabras, te sigo sigiendo crack, saludos.


Leerlo es un abuena elección David ya lo veras, saludos muchas gracias por tu constancia.


Muy agardeceido por tu comentario y para nada pesado lo heleido mas de una vez, me es grato que billy suene fuerte pues me hace pensar que no estoy equivocado, al final la poesía debe remover algo y billy lo remueve todo, yo se lo agradezco a mi manera que no es otra que reconocerselo para los que aun se lo pierden lo lean.

Un abrazo sincero y muchas gracias por venir Vivi.


No es generosidad, es egoismo, si me gusta que le guste a todos jejeje, Gracias Anita, eres un cielo de veras, un abrazo muy sincero, cuidate.

Sara Royo dijo...

Hace tiempo q leo a Billy Macgregor. Y muestro sus poemas a la gente q quiero. Les digo: es un genio.
Yo, aprendiz de poeta, me quito el sombrero. Tanta ternura y tan bien disfrazada.