martes, 13 de enero de 2009

El hombre pez

Lo más bonito,
de las cosas más bonitas de este mundo,
suceden cuando ella se recoge el pelo,
mientras el espejo la devora
en la tele ponen un documental de animales,
dos arañas hacen el amor
y yo, que solo sé follar,
me deprimo.

Me deprimo hasta que ella hace el enésimo imposible
y se introduce en su vestido verde.
El primero de los imposibles fue quererme
a mí que no me querían ni los gatos,
ocurrió en la orilla de la playa,
ella me quitó el cigarro de la boca
y me dió un beso.
-Te quiero- Dijo.
Luego se tiró al agua y nadó contracorriente
mientras yo escribía su nombre sobre la arena.

A veces yo también soy pez
cuando me meto entre sus bragas
y puedo estar tres minutos y veintisiete segundos sin respirar,
luego me incorpora con sus dedos diminutos
y me llena los pulmones con su aire.
Como si fuera un globo.

Eso de su vientre con forma de caracol es saturno,
aunque ella siempre se empeñe en llamarlo ombligo
y la cicatriz de su barbilla es de cuando sonreir
dependía de un columpio
y el antojo de su pubis
con forma de signo de admiración,
eso. eso soy yo,
cada vez que la observo.

Exactamente como ahora que se está colocando
los zapatos de pisar domingos.
En la tele las arañas ya cesaron de jugar al amor,
la hembra tiene sus ochos patas sobre el macho
y se lo está comiendo,
ella da un salto circense y se me sube encima,
elástica, aeróbica, mortal,
me da un mordisquito en la nariz
y es la primera vez en mi vida
en la que no me importaría en absoluto
ser un insecto.

- ¿ Aún no te has vestido? Llegaremos tarde- Me dice.
- Cierto- Contesto. -Justamente tres minutos y veintisiete segundos-
Ella sonríe y mientras se sube su vestido
toda mi piel comienza a cubrirse de escamas.

10 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

Como ya no escribo en los foros desde hace un tiempo, te sigo desde tu espacio, desde tu blog. Y siempre es un placer leerte, Ernesto.

Un abrazo.

Gio.

Cristal Violeta dijo...

Jo! Anda que si, lo has bordado de principio a fin. Todo encadenado...vamos que me he quedado sin elocuencia, asi que...aplaudo.

Y besos! Que no se me olviden niño pez.

Christian Cejas dijo...

Amigazo, que pedazo de poeta que sos!!!!
Un abrazo.
Christian.

DeaR dijo...

La entra del poema, si, esa entrada me gusto mucho, creo que de allí parte todo para que seatan bueno, hombre pez.

OFelia M. Waltz dijo...

Me pasa esa idea de no saber qué comentar. Basta con decir "Presente". Verdad?

De cualquier manera, vine. Ernesto, admirado Ernesto.

.:Maika:. dijo...

Será que hace tanto que no lo leo que se me antoja un poco menos autoflagelante. Siempre disfruté de su capacidad de crear cuadros y escenas en el vineto y regalárnoslas, porque, créame, usted pinta mucho mejor que algunos que dicen tener tal ocupación como profesión pura.

Cada vez que lo leo me digo lo mismo: ¿por qué tardaste tanto en volver a leerlo?
Usted sabe cuánto disfruto de su literatura.
Saludos.

hombrepez dijo...

Cásualidad lo del título.

Impresionante lo del poema.


Un saludo.

Carla Valdés Del Río dijo...

Un acierto llegar a tu blog, me encantó el poema, aunque yo lo dejaría en "no me importa ser un insecto". Felicidades.
Besos desde Chile

Bletisa dijo...

No sé cuantas veces lo he leído ya.
Es precioso, rebosa sensibilidad en cada letra.
Enhorabuena.

DIANA-CHAN dijo...

anaerobios,

lo primero que me llamo la atencion de este blog fue el titulo "todos los lunes que te devo"


conozco a alguien que deve un lunes muy particular , este que paso esta semana.

esas son las historias que me gustan , apesar de la tragedia , saludos