domingo, 11 de enero de 2009

Rutinas

Quería un poema que se llamara como ella
pero de tanto llamarla "cariño"
había olvidado su nombre.

6 comentarios:

sibenik dijo...

Breve pero muy bonito. El olvido y el amor, el amor y el olvido, el recuerdo y la superación. Con tres frases hablas de todo eso. Un saludo

Anónimo dijo...

Cierto que se olvida...

Besos borrachos, Ernesto.

Ofelia

yO dijo...

Me gusta avecez me asusto q' me digan te amo Bianca, al preguntar por que no se usa el bebe, amor la respuesta suele ser: avecez quiero dejar al lado los nombres de mascota y decir el nombre de quien amo, suena mas bonito decir TE AMO ERNESTO a decir TE AMO MI AMOR (pero el pensamiento suele ser el mismo aunque no sea la misma cara).

Claudieta dijo...

Es suficiente que cuando la mires pienses "es ella", un beso

DeaR dijo...

aplauso.

muy bueno.

.:Maika:. dijo...

No dejo de preguntarme si ese cosntante denominativo, al volverse rutina, implica un tácito olvido. Al final de cuentas, incluso el cariño es rutinario a veces...y nos acostumbramos, y aceptamos acostumbrarnos.
Saludos, caballero.