lunes, 22 de junio de 2009

Respirar

Ahora lo único que tienes que hacer
es echarte sobre mi pecho y oirme respirar.

Me da igual que digan que correr es de cobardes,
yo corro, huyo, me ausento,
persigo a colegialas de cuarenta y cinco años
porque yo no tengo límites... ya lo sabes.

Quizás la zoofilia, no se,
aunque también amo a mis peces
y a mi perra,
yo tengo una perra no se si lo sabes
se llama truco y es mágica,
(entiendo que es un mal apodo para una perra)
aunque a veces le digo tu nombre y también viene
y se tumba bocarriba para que le acaricie el vientre.

Yo soy peligroso deberían encerrarme
en una de esas prisiones de máxima seguridad,
lejos de tus brazos que son otra cárcel
de donde es fácil salir.

Te digo te odio y me sueltas.

No tienes porque creerte todo lo que salga de mi boca.
Yo soy un hombre joder.
Aunque me de por llorar como a un niño
si te escucho triste al otro lado del teléfono.

Quiero que llueva y estar condenado
a ochenta años a la sombra de un paraguas,
de ese tuyo con lo colores del arcoiris
y comerte la lengua para que no digas palabras feas.

Cabron, niñato, estúpido, cerdo.
Todo me queda como un traje hecho a medida.
Como si fueras costurera ¿lo eres?
cóseme la piel a la tuya
y no me dejes caer
ni cuando pierda el equilibrio.

Dicen que correr es de cobardes,
corro, huyo, me ausento
y siempre acabo contigo en el mismo lugar.

Ladras que me quieres,
te pones bocarriba
y te acaricio el vientre
y los labios.

Hoy no te odio, estas terriblemente guapa cuando sudas
y decoran tus pómulos gotitas brillantes
como si la lluvia atravesara las paredes
y yo quiero picarte como una avispa
y quedarme dentro.

Ahora lo único que tienes que hacer
es echarte sobre mi pecho y oirme respirar.

11 comentarios:

Genética Inexacta dijo...

A veces lo dificl parece tan sencillo como echarse sobre el pecho de la persona que amas y descansar y otras veces lo sencillo se torna tan dificil....
Es lo que tiene la poesía y la vision del poeta.
Este poema produce inestabilidad emocional, lo mismo he sentido ganas de llorar como he sonreido.

Te mando un beso grandote,cuidamelo Ernesto!!

Muaaaack

Gata dijo...

Grande.
Como siempre
Bs
G

Bibiana Poveda dijo...

me gustó mucho esa imagen de supuesto fugitivo que termina en el mismo lugar. y, por supuesto, eso de "respirar" al compás del otro.
vos sí que das puntadas en la piel, también!
mi saludo y mi alegría de poder ir leyéndote.
abrazzzo!

Bletisa dijo...

Es un placer pasarse por aquí y quedarse mucho rato.
Es precioso esto que dices y casi puedo oirte respirar.
Me lo quedo para siempre.

Gracias.

Jose Zúñiga dijo...

Me ha gustado mucho. Se respira...

Billy MacGregor dijo...

¿Sabes qué me gusta?
Me gusta leerte y no echarte de menos. O sea, leerte y saber que leo a Ernesto porque Ernesto tiene eso que tiene Ernesto, y no otro.

yO dijo...

no podas creer lo que me pasado como yo no creo ni la mitad de lo que decis, pero va todo lo bueno a de ser mentira no? o quiensabe, a nadie le importa ya las cosas pienso yo.....me agrada. jaja sabes que palabra me toco en verificacion de la palabra Stupatia.....que fregados es?

Sara Castelar Lorca dijo...

"Hoy no te odio, estas terriblemente guapa cuando sudas"

Hay mujeres que ganan cuando sudan y cuando se enfadan, debe ser que en lo salvaje hay una belleza extraña que resulta...eso, terrible.
Tus historias son encantadoras Ernesto, siempre atrapan.

Un abrazo

Belén dijo...

Te leo algunas veces, casi siempre que puedo...
Grandes versos, muy grandes las imágenes que vas dejando mientras desangras al ser...
Un abrazo, desde mi país diminuto...

.:Maika:. dijo...

La imagen de usted autoanalizando sus pensamientos siempre es una delicia, pero me gustó sobre todo, eso de que es de cobardes correr pero usted huye...y encima acaba volviendo siempre al mismo lugar.

Últimamante vengo creyendo que somos tan polares, que oscilamos entre la seguridad de ese alguien que nos abraza y sabemos que une su alma a la nuestra en forma incondicional, y ese otro alguien que promete sensaciones siempre nuevas y diversas (aún cuando este último "alguien" deba cambiar de cara constantemente).

Siempre me ha gustado sentarme a divagar con sus letras, no porque me devane los sesos pensando si son descripciones de episodios de su vida diaria, sino porque cuenta cosas -se lo he dicho antes- de las que todos entendemos. Y, para sentir, no siempre es necesario pasar por los hechos o llevarlos a cabo, la ente es todo un mundo alternativo a veces. Y sí, Ernesto, pecamos también con la mente, pero, sabe delicioso pecar a veces ¿no?
Sin embargo otras veces, tenemos la capacidad de valorar al puerto seguro, a la sonrisa sincera, a la pasividad y paciencia. Quizás los años enseñen...espero que así sea por mi parte.
Un gusto, siempre...

hécuba dijo...

Supongo que te lo dicen mucho y quizá a fuerza de repetirlo pierda su valor, pero tus palabras son como mariposas posándose en una nariz: algo extraordinario.
Saludos.