viernes, 12 de junio de 2009

Si la luna solo fuera un satélite yo no sería un hombre triste

La primera vez que la vi
llevaba coletas de séptimo de egb
y una rebeca a la que se le hacían bolitas
y los dedos afilados como de hacer
aviones de papel los domingos por la tarde.
Su cabello le hacía un tirabuzón imposibe
y tras él otro, para acabar sostenido del aire
burlándose del poniente.

"Podrás levantarme la fada pero no me moverás ni un pelo"

Y así era, tanto que sus braguita eran rojas.
Exactamente como el color de mi cara
aquella tarde que llovió para nosotros
y con aquella vocecita de salvar a las focas del ártico dijo:

- Hola me llamo Luna.
Era obvio.
Nunca una madre había estado tan acertada
colocando un nombre,
desde que la señora Petra
(la mujer más fea del pueblo)
le puso a su hija Soledad.
Pero aquello era otra historia.

Recuerdo aquel olor a chicle de melocotón
que desprendía de su boca,
pensé que comerme aquella fruta
sería como besarla
pero nada que ver.

Una vez le dije
- Cuando te acercas maldigo todos mis parpadeos-
Ella sonrío, en aquella sonrisa
cabían veinticinco duendes verdes haciendo piruetas.
Pensó que era poeta y me besó
y luego de repente se hizo de noche.

Aquello sin duda era el amor
la amnesia completa sobre los rélojes.

Un día se marchó,
porque todo lo que tu quieres mucho, mucho, mucho,
siempre se marcha.
Aunque se llame Luna y le brillen los ojos
cuando atardece en el horizonte,
aunque salve a los insectos de la lluvia
y le cupiera entre sus dedos toda mi vida,
aunque de los buenos días en autobuses autistas
y tuviera una colección de peces de colores
que le habitaban en el vientre.

Aunque dijera "para siempre"
y aquello de envejecer juntos y peinarme las canas
si al final la alopecia se apiadaba de mi autoestima.
Aunque te quiera, aunque la quiera, se va,
aunque se llame Luna.

Y si ella que era todo puede morirse
¿ Que será de nosotros?.

17 comentarios:

Gata dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gata dijo...

no sé si seguir suspirando o llorar...me debato entre los dos.
Todo lo q me parece hermoso en extremo me hace llorar, ayer lloré viendo un reportaje en la 3 al mediodía (que sí...q yo los veo) sobre un tio en Johannesburgo que habita con sus leones en un parque natural y se sienta con ellos, entre sus grandes patas como columnas a mirar el atardecer...
O una de dos, o hay muchas cosas bonitas en el mundo q me hacen llorar o yo estoy más imbécil cada día..
Precioso poema.
Besos

campanilla dijo...

La parte final, las dos últimas líneas... son... son.. eso.
Precioso :)

Jose Zúñiga dijo...

Me gusta cómo está construída la historia, triste, al fin y al cabo, pero no tanto.

Genética Inexacta dijo...

Si a mi me dijeses

- Cuando te acercas maldigo todos mis parpadeos-

tambien te besaría, sin duda. Fijate que creo que lo haría aunque te quedases callado delante de mi.

POETA, sé que lo eres, no disimules.

Lázaro Suárez © dijo...

tras un tiempo de estacada, vuelve a gustarme algo tuyo MUCHO, MUCHO, MUCHO

Bibiana Poveda dijo...

me ha encantado. "uno siempre vuelve de las ausencias, y en cada distancia le espera un adiós".
un abrazo grande.

DeaR dijo...

El título es muy bueno, un verso.

La historia me gusta.

El final, pues, nadie sabe con certeza nada de ese asunto.

Erev dijo...

Sé que muchos te colman de elgios,así que no sé si te diré algo bueno o mejor, inesperado.

Cuando leo tus poemas enconcuentro imágenes imposibles que se hacen posibles en tus versos.Y eso jode y estremece.
Pero no por ese orden.
Permíteme que guarde em mi carpeta imaginaria de favoritos este poema.Lo necesito para recordar muchas cosas.

Un abrazo y una reverencia.

Blog A dijo...

El titulo solo ya me ha gustado.
Te leo y me entran unas ganas de enamorame..

Enma dijo...

Bonita primera historia de amor.

Ana Clavero dijo...

A mí de lo que me entran ganas cuando te leo es de vivir. Muchas, muchas, muchas ganas de vivir.

Un besazo, vecino.

Azul dijo...

Llegué por el blog de Nave de los locos... me llamo el título de este poema, precioso... triste pero bello.

Saludos de Peru =)

Luardid dijo...

Qué ternura. Tienes una deliciosa forma de contar historias, una delicadeza que sobrecoge. Leyéndote he vuelto al pasado y he recordado lo intensamente que se ama y lo que se sufre...

.:Maika:. dijo...

Me acerco a sus pensamiento y como de costumbre salgo sorprendida.
Supong que ha de ser por la costumbre de deleitarme con ese humor un poc negro que lo caracteriza, quizás por su su cinismo que siempre es aplciado en el punto justo. Sin embargo, no me esperaba esto...
Creo que sus poemas son tan disfrutables porque cuenta cosas que todos podemos sentir un poco nuestras, es inevitable -por tanto- sentirse parte de la historia, parte de pluma, y parte del poeta.
No puedo decir que sea uno de mis poemas favoritos si atiendo a la estructura del poema (cuestión de gustos de alguien demasiado ignorante y demasiado simple que no entiende nada de ria o estructura y sin embargo opina).
Pero leerlo es trasportare a esa calle de ahí fuera, donde viven simples hombres, con historias simples, justo esas que crean poemas.
La dulzura desciende lentamente hasta ese final inesperado; creo que supuse de antemano (sobebia yo) que acabaría con u adiós simple...pero la muerte es la enemiga que asusta siempre, más cuando deja tras de sí pedazos de alguien...y duele, caballero, cuánto duele.
No tengo idea si esta historia habrá sido fruto de la imaginación o algo que realmente le sucedió. Suelo buscar ese misterio en las letras que leo pero, esta vez, me quedo con el silencio, simplemente es irrelevante el hecho.
Me despido con un abrazo tan enorme como la Luna, caballero.

De las imagenes a las letras dijo...

hola que tal te va
solo paso para invitarte a que pases por mi blog ahí hay algo que me gustaria que me dieras tu opion

Leonidas de Rosario dijo...

La puta que cuesta hacer pases con la espalda...
Puta es la vida pero más la muerte.
Terrible poemazo, me pegó mal, aveces las historias de los hombres son parecidas...
Saludos amigo